-->

Entra sin llamar

El poder de los mandalas


La palabra Mandala en sánscrito, significa círculo sagrado.

Desde el punto de vista espiritual es un centro de energía que ayuda a equilibrar la mente y el cuerpo.
El mandala representa al ser humano.
Realizar un mandala te ayudará a curar la fragmentación psíquica y espiritual, a desarrollar tu creatividad y a reconectarte con tu ser esencial.
Te abrirá puertas para ti desconocidas y hará que brote tu sabiduría interior aportándote una sensación de calma en medio de una gran tormenta.
Puedes crear un mandala negativo...

Este puede ayudarte a sacar los demonios internos, un mal recuerdo, una mala experiencia...
Emplea todo el tiempo que necesites y centra toda tu energía y tu mente en ese mal que te atormenta.
Cuando creas que está terminado siéntate frente a él y obsérvalo con detenimiento, medita y luego destrúyelo…
Crea un mandala positivo...
Para inmortalizar un bonito recuerdo, una experiencia feliz, o puede estar inspirado en alguien a quien quieres. Cuélgalo en alguna pared de tu casa
Y cuando tengas un mal día, pon una música de fondo adecuada, siéntate cómodamente frente a él, relájate y medita mientras lo miras detenidamente.
Verás sus efectos...

“No estás deprimido, estás distraído de la vida que te puebla. No estás deprimido estás distraído de la vida que te rodea y por eso crees que perdiste algo, pero la vida no quita nada: te libera de carga, te alivia para que vueles más alto’’

 El uso del color en el mandala también tiene un significado especial. Su uso está relacionado con el estado de ánimo del que lo realiza. Descubre lo que esconde cada color:

Blanco: pureza, iluminación, perfección.
Negro: muerte, renacimiento, ignorancia, limitación personal, misterio
Oro: sabiduría, claridad, lucidez, vitalidad.
Plata: capacidades extrasensoriales, emociones fluctuantes, bienestar.
Gris: indiferencia, neutralidad, sabiduría, renovación.
Rojo: lo masculino, sensualidad, amor, arraigamiento, pasión.
Azul: tranquilidad, paz, felicidad, satisfacción, alegría.
Amarillo: jovialidad, sol, luz, simpatía, receptividad.
Naranja: energía, dinamismo, ambición, ternura, valor.
Rosa: dulzura, lo femenino e infantil, altruismo.
Morado: amor al prójimo, idealismo y sabiduría.
Verde: naturaleza, equilibrio, crecimiento, esperanza.
Violeta: música, espiritualidad, transformación, magia, inspiración.

También puedes usar para tu mandala otros materiales y combinarlos con los colores…
Espejos, cuentas, piedras, cristales, conchas, etc...




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...