-->

Entra sin llamar

¿Cómo estas?


Hoy en día depende del momento, y de nuestro ánimo, que alguien te pregunte…
¿Cómo estas? 
Puede ser algo embarazoso…

Si el que pregunta es alguien que no te conoce mucho, 
le respondes aunque por dentro estés fatal con un simple ‘’Bien gracias’’ 
y ahí queda todo; pero si es alguien de tu confianza no es fácil disimular…
Con las redes sociales como son el WhatsApp, el Messenger o el Facebook 
se pueden disfrazar los estados. 
Uno puede estar muy jodido 
pero pones un emoticono de una carita sonriente y ya pareces estar feliz…
Con los tiempos de crisis que atravesamos, 
el estado de humor de las personas está mas apagado y triste 
y cada vez es menos frecuente tener una conversación con la familia 
y amigos sin la presión del tiempo.
Una conversación tranquila sin prisas donde el ‘’Como estas’’ sea sincero 
y si el que pregunta tiene ganas de escucharte,  
tú le cuentas aliviando esa tensión interior que causa callar tu sufrimiento…
A veces preguntas a alguien que te importa de verdad 
y sientes que no es todo lo sincero que a ti te gustaría 
y encima de que no te devuelve la pregunta 
te deja con el mal sabor de la desconfianza…
O al contrario se abre a ti y te cuenta todo… 
y luego se va igualmente sin preocuparle cómo te quedas.
Estos últimos son como vampiros energéticos.  
Son las personas que descargan en ti sus penas…
Te roban sin importarles tu tiempo, sin reparar en tu estado, 
acaparan toda tu atención y se van después dejándote con sus problemas.
Y tu te quedas con la energía y la moral  por el suelo, 
con ganas de meterte en la cama, taparte hasta las orejas
y dormir para escapar hasta de tus propios pensamientos.
Y una vocecita interior te pregunta ‘’¿Cómo estas?’’ 
Esa voz es, la  que te habría gustado tanto que te hiciera la pregunta, 
aunque tu le habrías dicho, ‘’Bien estoy bien’’
y tu mente habría gritado por dentro ¿Qué cómo estoy? ‘’
¿No ves que estoy  destrozada? ¡Gilipollas! 
Pero se va sin preguntar dejándote como un trapo…
Otras veces tratando de ser sincera cuentas cómo te va,
pero para el otro sus problemas son mayores que los tuyos
y acabas ofreciéndole tu hombro...
Mejor no preguntemos… 
Te pueden dar el día o puedes amargarle el día a otros,
si les cuentas cómo estas de verdad.
Bastantes problemas tiene la gente como para escuchar los de otros... 
Pongamos emoticonos y aparentemos ser felices…


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...