Frases aleatorias

Traductor

Traición de sangre...



El último escenario donde uno piensa que va a ser traicionado, 
decepcionado o incluso apartado es sin duda, 
en el seno de nuestra familia.
Las familias comparten historias, legados emocionales, 
recuerdos de la infancia…
Experimentar esa decepción en el seno familiar, 
supone desarrollar un trauma para el cual nunca se está preparado; 
La traición cuando se da en el seno de una familia 
es más dolorosa que la traición de un amigo o un compañero de trabajo. 
Es un atentado contra nuestra propia identidad y nuestras raíces.
Aunque las relaciones entre hermanos suelen ser las más largas de nuestras vidas, 
y de las más importantes, muchas veces las diferencias mientras vamos creciendo 
o ya en la edad adulta hace que se rompa ese lazo. 
Es muy corriente ver en una familia numerosa, diferentes caracteres; 
el que es más egoísta y carece de empatía, 
el que es todo lo contrario y lo da todo desinteresadamente, 
el que es un poco veleta y se deja llevar por los demás, 
el líder, el celoso, el manipulador, etc.…

Y es normal que surjan rencillas sin importancia  cuando somos niños; 
mas cuando la rencilla es con alguien de fuera, 
defendemos incondicionalmente a nuestro hermano o hermana; 
pero cuando ya crecimos y cada cual tomó su rumbo o formó su hogar, 
se van cayendo las máscaras de aquel que no es verdadero 
y el solo comienza a mostrarse tal cual es.
Ante una realidad tan amarga y tan confusa 
por tratarse de un familiar, no vamos a dividir a la familia 
enfrentando situaciones graves para el familiar traidor. 
Claro que uno se va alejando como las estrellas de los firmamentos al amanecer; 
es decir, es normal que uno se aleje a causa de las heridas recibidas por la espalda. 
Lo mejor es obrar con conocimiento y compasión 
para aquel que ya es su mayor enemigo, El Mismo.

Y recuerda que...
“La lealtad es un precio muy caro 
que los mediocres no pueden pagar”